¡Bienvenidos!

Este blog tiene como finalidad mostrar algunos aspectos importantes de diferentes problemas comunes en la adolescencia. Esperamos que lo disfruten e invitamos a todos a hacer comentarios que enriquezcan la información aquí presentada.

Drug Addiction/ Adiccion a las Drogas

The next topic on this blog will be about Drug Addiction.

Addiction is a complex disorder characterized by compulsive drug use. People who are addicted feel an overwhelming, uncontrollable need for drugs or alcohol, even in the face of negative consequences. This self-destructive behavior can be hard to understand. Why continue doing something that’s hurting you? Why is it so hard to stop?

The answer lies in the brain. Repeated drug use alters the brain—causing long-lasting changes to the way it looks and functions. These brain changes interfere with your ability to think clearly, exercise good judgment, control your behavior, and feel normal without drugs. These changes are also responsible, in large part, for the drug cravings and compulsion to use that make addiction so powerful.

The path to drug addiction starts with experimentation. You or your loved one may have tried drugs out of curiosity, because friends were doing it, or in an effort to erase another problem. At first, the substance seems to solve the problem or make life better, so you use the drug more and more.

But as the addiction progresses, getting and using the drug becomes more and more important and your ability to stop using is compromised. What begins as a voluntary choice turns into a physical and psychological need. The good news is that drug addiction is treatable. With treatment and support, you can counteract the disruptive effects of addiction and regain control of your life.


La adicción es un trastorno complejo caracterizado por el uso compulsivo de drogas. Las personas que son adictas se tienen un sentimiento abrumador e incontrolable de necesidad por las drogas o el alcohol, aun cuando tienen consecuencias negativas. Este comportamiento auto-destructivo puede ser difícil de entender. ¿Por qué continúan haciendo algo que les daña? ¿Por qué es tan difícil de parar?

La respuesta yace en el cerebro. El uso repetido de drogas puede alterar el cerebro, provocando cambios duraderos en la manera en la que se ve y funciona. Estos cambios en el cerebro pueden interferir en la habilidad de pensar claramente, ejercer buen juicio, controlar el comportamiento, y sentirse normal sin las drogas.

Estos cambios también son responsables, en gran parte, por los deseos intensos y la compulsión a utilizar drogas que hace la adicción tan poderosa.

El cambio a la drogadicción empieza con la experimentación. Usted o su ser querido pueden haber probado drogas por curiosidad, porque amigos lo estaban haciendo, o en un esfuerzo de borrar otro problema. Al principio, la sustancia parece resolver el problema o mejorar la vida, entonces utiliza más y más la droga.

Conforme la adicción progresa, obtener y usar la droga se vuelve cada vez más importante y puede disminuir su habilidad de parar el uso. Lo que comienza como una decisión voluntaria se vuelve una necesidad física y psicológica. Las buenas noticias es que la drogadicción es tratable. Con tratamiento y apoyo, se pueden contrarrestar los efectos perjudiciales y volver a controlar su vida.


martes, 6 de abril de 2010

Comorbilidad con Trastornos de conducta

Se denominan trastornos de la conducta a aquellos problemas de comportamiento que, debido a su persistencia y a la afectación que producen en la vida del niño y su familia, llegan a constituir entidades clínicas definidas. Estas son el trastorno oposicionista desafiante y el desorden de conducta (referido a conducta antisocial).
Ambos se asocian al TDA/H en un 20 al 40% de los casos.(45) Estos niños son más rechazados socialmente y suelen ser expulsados de las escuelas.(17)

La conducta oposicionista está dada por un patrón sistemático de desobediencia a las pautas impuestas por los adultos, las que el niño desafía activamente. Estos niños suelen ofenderse y perder los estribos fácilmente, tienden a atribuir sus faltas a terceros y con sus pares tienen una actitud provocadora. Este cuadro constituye una forma más leve y puede ser a veces un precursor del trastorno de conducta antisocial.(57)


Este último, de mayor severidad, involucra un comportamiento francamente agresivo y la transgresión de normas sociales.
En cuanto al pronóstico a mediano y largo plazo la comorbilidad con estos serios problemas de conducta, especialmente el trastorno de conducta antisocial, aumenta en forma muy significativa el riesgo de abuso de substancias y de conductas delictivas en la adolescencia en comparación con la población que presenta TDA/H solamente.(17)

En estos casos suele haber una alta incidencia parental de conductas antisociales, alcoholismo y abuso de drogas. Es común encontrar un alto grado de disfunción familiar que lleva a que los padres sean ineficaces para hacer cumplir las pautas de disciplina en la crianza de sus hijos, ya sea por ausencia de supervisión de la conducta de los hijos o estableciendo castigos violentos en forma azarosa e inconsistente.(58)

El tratamiento desde el punto de vista farmacológico es el mismo cuando se trata de este tipo de comorbilidad, de hecho los fármacos que se utilizan para tratar el TDA/H suelen mejorar también, aunque en menor medida, los trastornos de conducta especialmente la conducta oposicionista.

En cuanto al abordaje psicosocial, el programa de orientación y entrenamiento a padres es efectivo para disminuir la conducta oposicionista del niño,(40) quien en algunos casos puede también beneficiarse de la psicoterapia individual. En los casos más severos es aconsejable intervenir sobre todo el sistema involucrado en el problema a través de una terapia familiar y en ocasiones utilizar también recursos de la comunidad por ejemplo cuando hay abuso de sustancias

Tomado de:Articulo TDA/H

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada